Alabanza Bíblica: El Caso por la Salmodia Exclusiva Martyn McGeown

06.03.2013 22:19

1. El “Principio Regulativo” en la Adoración de Dios.

¿Cómo determinamos lo que es aceptable en la adoración de Dios? La Biblia enseña que Dios no ha dejado abierto al capricho del hombre el como Él, debe ser adorado. Muchas personas creen que si algo no está prohibido, entonces está permitido. Por ejemplo, se podría admitir que las imágenes están mal, pero afirman que los espectáculos de marionetas son aceptables, ya que Dios no prohíbe los espectáculos de marionetas, y "Seguro, es bueno para los niños. " Sin embargo, la enseñanza de la Biblia sobre adoración llega más allá de una mera prohibición de las imágenes. La Palabra de Dios nos enseña el "principio regulativo de la adoración. " En pocas palabras, esto significa que a menos que Dios nos haya mandado algo específicamente en su adoración, no podemos hacerlo. Tomemos el ejemplo de Nadab y Abiú. Ellos pecaron y fueron consumidos por el fuego. ¿Por qué? ¿Qué hicieron mal? Ofrecieron "fuego extraño" (Levítico 10:1). ¿Qué era lo extraño acerca de este fuego? ¿Era acaso fuego ofrecido a un ídolo? No. Todo lo que se nos dice es que era fuego "que [el Señor] nunca les mandó" (Levítico 10:1). Más tarde, Jeroboam el rey malvado levantó ídolos en Dan y Betel. Esto en sí mismo fue un pecado grave, pero el pasaje también nos enseña que hizo caso omiso de las fiestas mandadas en el Antiguo Testamento y a cambio "ofreció sacrificios" en los días y meses que él "había inventado de su propio corazón" (I Reyes 12:33) El Señor es provocado a ira por la presunción de los hombres que añaden a Su adoración. Él pregunta: "¿Quién demanda esto de vuestras manos?" (Isaías 1:12). Cuando la gente piensa: «¿No sería bueno hacer tal y tal cosa en el servicio de adoración?" Son culpables de "culto voluntario" (Col. 2:23)

¿Cuáles son los elementos de adoración ordenados por Dios en el Nuevo Testamento? La lectura y la predicación de la Biblia, la oración, el canto de las alabanzas, las ofrendas y la administración de los sacramentos (bautismo y la Cena del Señor). ¡Esos elementos son claros! Si alguien nos dice que debemos tener otros elementos en la adoración de Dios, debe demostrar una orden bíblica para tales cosas. ¿Podemos tener drama en la adoración? ¿Podemos tener espectáculos de títeres? ¿Podemos tener testimonios, incluso los testimonios de las mujeres? ¿Qué pasa con los coros y solistas? ¿Qué orden bíblica hay para estas cosas? Al parecer, "fuego extraño" se ofrece en muchas iglesias en nuestra hoy en día. Por supuesto, muchas personas ofrecen este "fuego extraño" con sinceridad, no habiendo estudiado la Biblia. Este es un triste reflejo de muchas iglesias y sus pastores, quienes "tienen celo de Dios, pero no basado en elconocimiento" (Romanos 10:2).

 

2. ¿Qué debemos a cantar?

Dijimos antes, que uno de los elementos de la adoración es el canto de alabanzas. Esto plantea otra pregunta, ¿Qué debemos cantar? Muchos inmediatamente se olvidan que el "principio regulador", también regula el contenido de nuestro canto. Ellos dicen, "Podemos cantar cualquier cosa, siempre y cuando suene bien, nos haga sentir cerca de Dios y esté en las Escrituras." En la práctica, sin embargo, "agradable" y una supuesta "cercanía" a Dios prevalecen en el pensamiento de la mayoría, sin embargo, al "aspecto Bíblico" no se le da la prioridad que merece. De hecho, un gran número de personas en la iglesia no "cantan con entendimiento" (Sal. 47:7). Se involucran emocionalmente en lo que están cantando, pero realmente no piensan en las palabras. Cantar debe ser una actividad intelectual, tanto como la lectura de la Palabra de Dios y el escucharla siendo predicada. Los cristianos deben ser "sensatos” (Tito 2:6). Pablo dice que va a "cantar con el Espíritu y [él] cantará también con el entendimiento" (I Cor. 14:15) y nos advierte sobre una situación en la adoración donde el "entendimiento no da fruto" (v. 14). El tiempo de alabanza, no es una oportunidad para volverse irracional y dejarse llevar por la emotividad. Más bien, debemos meditar sobre las palabras que cantamos, y considerarlas, "¿Son estas palabras adecuadas para ser cantadas en alabanza al Todopoderoso?" ¿Cómo podemos determinar qué palabras Dios quiere que cantemos? El principio regulador nos hace escudriñar las Escrituras para obtener la respuesta.

Es irrefutable que Dios nos ha dado un libro de alabanzas, los Salmos. La Biblia nos exhorta en repetidas ocasiones en el Antiguo Testamento y el Nuevo a cantar Salmos (I Crónicas 16:9; Salmo 105:2; Santiago 5:13). La Biblia dice que los escritores de los Salmos eran hombres de Dios movidos por el Espíritu Santo (I Pedro 1:21) y que fueron equipados por el Espíritu para ofrecer canciones al pueblo de Dios para cantar (II Sam. 23:1-2).

Muchas personas creen que los Salmos son buenos para cantar. Una vez más, están convencidos de que son "bonitos", pero el hecho de que son las Escrituras, divinamente inspiradas e infalibles en realidad no les impresiona tanto. No niegan que los Salmos sean canciones bíblicas y que estén divinamente inspiradas y que sean infalibles, pero eso no es lo más importante en sus pensamientos. "agradable" es la clave, hasta el punto de que les gustan los "salmos bonitos", tales como el Salmo 23, pero no se les ocurriría cantar el Salmo 11:5, Salmo 5:5, Salmo 139:9. Debido a que no tienen las prioridades correctas en su forma de pensar, cuando otra canción supuestamente "buena" se les presenta, fácilmente van a cantarla tanto como, o incluso en lugar de lo inspirado en los Salmos, que puede o no puede ser considerado "agradable”. En la iglesia de hoy, Salmos inspirados por Dios (II Tim. 3:16) están siendo reemplazados por los" himnos ", escritos por hombres o mujeres que supuestamente tienen algo nuevo que ofrecer, que el Espíritu Santo al escribiendo en los Salmos no les dio a la iglesia. ¡Mira a tu alrededor! Muchas iglesias nunca cantan los Salmos, y otros (porque vienen de una tradición de cantar Salmos) todavía cantan algunos, pero la mayoría de las canciones que usan, son "himnos". Canciones de Dios, han sido reemplazadas por nuevos "himnos", escritos por los hombres cuyos pensamientos son "vanidad" (Sal. 94:11).

En ninguna parte del Nuevo Testamento se nos manda por el Señor a escribir "himnos". Por "himno" me refiero a uno moderno, inspirado en la composición humana para ser cantada en la iglesia. David necesitaba un don espiritual o unción para ser "el dulce cantor de Israel" (II Sam. 23:1), pero en el Nuevo Testamento no hay un “don de escritura de himnos” dado a la iglesia. Por lo tanto, sería presunción que cualquiera pueda escribir una canción para ser usada en la adoración pública de Dios. Pablo escribe que cuando los creyentes se reunían "todos y cada uno cantaba un salmo" (I Cor. 14:26). La mayoría de los historiadores coinciden en que la iglesia primitiva sólo cantaba salmos. Himnos (en el sentido moderno) se añadieron más tarde, a menudo por los herejes que querían introducir sus falsas enseñanzas por medio de la canción. Esta es una manera muy exitosa de introducir herejía en la iglesia. Poco importa lo que se predica, si usted puedes conseguir que la gente a cante tu doctrina. Si los sermones no coinciden con los "himnos", cantados, la confusión sigue.

Pero, ¿y Colosenses 3:16 y Efesios 5:19? Imagínese usted en Coloso o Éfeso (iglesias que consistían en gran parte de recién convertidos) y usted recibe una carta del apóstol Pablo. Pablo le exhorta a cantar "salmos, himnos y cánticos espirituales." ¿Qué habría usted entendido con eso? No hay evidencia de que los creyentes de la iglesia naciente tenían himnos (en el sentido moderno). ¿Dónde los habrían conseguido? Después de todo, ¡Es mucho antes de Isaac Watts o Charles Wesley! ¿Qué tenían los creyentes? Ellos tenían la Septuaginta, la traducción griega del Antiguo Testamento. Esa era su Biblia, la Biblia del mundo de habla griega, y la versión de la que los apóstoles generalmente citaban. A lo que llamamos el libro de los Salmos hay tres palabras principales que se utilizan para describir los diversos tipos de canciones: psalmoi, hymnoi y Odai. Estas son las tres palabras que Pablo usa en Colosenses 3:16 y Efesios 5:19. Un ejemplo notable es el Salmo 76. En el título del Salmo 76 en la Septuaginta los tres términos psalmoi, hymnoi y Odai - aparecen juntos. Parece razonable suponer, entonces, que los Efesios y Colosenses habrían entendido que Pablo estaba dando instrucciones sobre el uso pleno de los salmos en su alabanza.

Que los salmos son lo que Pablo quiso decir puede verse en el contexto de estos textos. Asumir ciegamente que "himnos" significa lo que creemos hoy en día es perder el punto.

Colosenses 3:16 dice: "La palabra de Cristo habite en vosotros en abundancia en toda sabiduría, Enseñándoos y exhortándoos unos a otros con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor" Los Salmos, no "himnos modernos", son" la palabra de Cristo. "Los Salmos están llenos de" sabiduría "y la gloria y la majestad de Dios. Algunos "himnos" están llenos de disparates y degradan la majestad de Dios. En los Salmos "enseñamos" unos a otros porque son duros y llenos de sana doctrina acerca de Dios. Con los Salmos "amonestamos" unos a otros. Muchos de los "himnos" son pelusa sentimental, o bien no enseñan nada sustancial o enseñan error. Lea los Salmos. Usted puede aprender más acerca de Dios en los Salmos, que en un millón de "himnos" modernos.

Efesios 5:18 b-19 dice: "Sed llenos del Espíritu. Hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos espirituales, cantando y alabando con vuestro corazón al Señor" Ya que el Espíritu es el autor de los Salmos, la manera de ser lleno del Espíritu y para adorar en espíritu y en verdad (Juan 4:24) es cantar Sus canciones inspiradas con fe y gozo. Difícilmente puedes ser lleno del Espíritu, cantando canciones escritas por meros hombres, muchos de los cuales eran herejes y muchas de cuyas canciones promueven errores acerca de Dios en las mentes de los creyentes.

(Un artículo muy interesante donde muestra algunas herejías encontradazas en varios himnarios, puede leerse aquí: http://www.cprf.co.uk/articles/freepresbyterianhymnal.htm)

Por ejemplo, "O perfect Love, all human thought transcending" y "See! In Gonder manger low" fueron escritos por los Romanistas, y" Neerer my God to Thee" y" Mis ojos han visto la Gloria” fueron escritos por los unitarios, que el apóstol Juan llama" anticristos "(I Juan 2:22). ¿Queremos (o Dios nos manda) cantar canciones escritas por los papistas y anticristos, o salmos, himnos y canciones espirituales del Espíritu Santo? (Por cierto, la palabra "espiritual" que describe las "canciones" en Efesios 5:19 y Colosenses 3:16 significa “del Espíritu." ¿Pueden "escritores de himnos modernos" afirmar que sus canciones son "del Espíritu?" ¡Obviamente no!)

¿Qué cantó Jesús? Como judío, El cantó los Salmos. En Mateo 26:30 y Marcos 14:26 se nos dice que Cristo y sus discípulos cantaron "un himno." Si llegamos al pasaje y asumimos que "himno" se refiere a lo que el mundo moderno piensa, que terriblemente entienden la Biblia. Jesús no cantó, "Guíame, O Tú, Gran Jehová" o "Inmortal, Invisible, Único Dios Sabio" (escrito por un liberal, anti-sabatario ministro) o algún "himno" de otro tipo que conocemos hoy en día, ni tampoco Él y Sus discípulos compusieron un "himno" para la ocasión. Ellos cantaban los Salmos, como era costumbre en la Pascua. Del mismo modo, cuando Pablo y Silas ", cantaba alabanzas" en la cárcel, habrían utilizado el "libro de alabanzas", que nosotros llamamos los salmos (Hechos 16:25). Pablo, por supuesto, habría conocido y aprendido de memoria los salmos desde la infancia. Él no tenía necesidad de escribir nuevas alabanzas, los Salmos fueron (y son) suficientes.

Como hemos visto no hay justificación bíblica para cantar "himnos", los cristianos deben usar el "libro de himnos" (el Salterio), que Dios ha provisto para la gloria de Su Nombre y la edificación de su iglesia. Las canciones de hombres simples, simplemente no va a ocupar el lugar, no importa lo "bueno" que sean.

 

3. Objeciones

a) "¡Pero no me gustan los Salmos! ¡Son secos, aburridos y difíciles de cantar! "

En primer lugar, si nos "gustan" los Salmos o no es irrelevante. Hemos visto que Dios nos manda cantar sus salmos. Recuerde que la adoración no está diseñada para hacernos "sentir bien", pero es una manera de mostrar nuestra gratitud a Dios. Jesús dice que la manera en que demostramos nuestro amor y devoción hacia Él es "observar sus mandamientos" (Juan 14:15, 21), y el apóstol Juan confirma esto en su epístola (I Juan 2:3-4; 3: 24). ¡Si Dios nos manda a cantar salmos, hay que hacerlo! Además, "sus mandamientos no son gravosos" (I Juan 5:3). Si encontramos los Salmos aburridos, debemos confesar esto como un pecado ante Dios, y pedirle a Dios que "incline corazón [nuestro] a [Sus] mandamientos" (Salmo 119:36). Debemos lamentarnos ante Dios de nuestra frialdad espiritual ya que preferimos los "himnos" de hombres pecadores a los Salmos inspirados de Dios, por el Espíritu Santo. Si buscamos a Dios de esta manera, Él nos mostrará que sus Salmos son dulces como la miel (Salmo 119:103) y preciosos como el oro (Sal. 19:10). Si encontramos que los Salmos son difíciles de entender, tenemos que estudiarlos más, porque ellos, al igual que toda la Escritura, son útiles (II Tim. 3:16). ¡Cómo tenemos que profundizar en los Salmos! Entonces podremos decir: "Me regocijo en tu palabra, como el que halla un gran botín" (Salmo 119:162).

b) Los Salmos están en el Antiguo Testamento y por lo tanto no aptos para la iglesia del Nuevo Testamento

Hemos visto que los cristianos del Nuevo Testamento en Éfeso y Coloso se juntaban a cantar los salmos. También Santiago nos exhorta a cantarlos (Santiago 5:13). El libro de Dios declara la gloria del Dios inmutable, por lo que el "Dios de Jacob" (Salmo 114:7; 146:5) es el Dios de la iglesia del Nuevo Testamento. Jesús dijo que los Salmos hablan de Él (Lucas 24:44). En efecto, Jesús murió con los salmos en Sus labios (Salmo 22:1). Los Salmos hablan de Cristo, de su nacimiento (Sal. 2:7; 22:10), de su muerte (Salmo 22:14-18) y su resurrección (Salmos 16:10). Podría continuar. En resumen, difícilmente, alguien se podría imaginar un libro más lleno de Cristo. Cuanto más se estudian los Salmos, más se descubre en ellos a Cristo.

Una de las razones que muchos piensan que los Salmos son inadecuados, es porque piensan que el pueblo del Antiguo Testamento de Dios y el Nuevo Testamento son entidades separadas. ¡Algunas personas incluso creen que los judíos fueron salvados por obras en el Antiguo Testamento, y que los cristianos son salvados por gracia en el Nuevo! "Y se preguntan ¿Cuál es el punto para los cristianos del Nuevo Testamento cantar sobre Jerusalén?" "¿Por qué toda esta plática acerca de Sión, las ciudades de Judá, Israel y Jacob? ¿Qué tiene que ver eso con nosotros?" Esta forma de pensar hace que gran parte de la Biblia sea irrelevante. ¡Israel es la iglesia del Antiguo Testamento! Hechos 7:38 habla de "la iglesia en el desierto" (en la época de Moisés). La iglesia del Nuevo Testamento e Israel juntos son el cuerpo de Cristo. Cristo tiene un cuerpo, la iglesia (AT y NT) y una novia, la iglesia (AT y NT). Los santos del Antiguo Testamento (David, Noé, Abraham [Juan 8:56] y todo el resto) se salvaron de la misma manera que los cristianos en el Nuevo Testamento por la fe en Jesucristo (Rom. 4) y por gracia solamente, por tener su pecados perdonados por la sangre de Cristo. Los cristianos del Nuevo Testamento, aunque formados principalmente por gentiles, son Judíos reales (Rom. 2:28-29), la circuncisión real (Fil. 3:3), realmente linaje de Abraham (Gálatas 3:29), los ciudadanos de la Jerusalén celestial (Gal. 4:26) y los que "han venido al monte de Sión" (Heb. 12:22). Los Judíos carnales de hoy no son los verdaderos Judíos, porque "no todos son Israel, los que son de Israel" (Rom. 9:6). A los Judíos incrédulos impíos de su época, Juan el Bautista dijo: "Y no penséis decir dentro de vosotros: Tenemos a Abraham por padre: porque yo os digo, que aún de estas piedras Dios es capaz de darle hijos a Abraham" (Mateo 3:9). Pedro habla de los cristianos como "piedras vivas" (I Pedro 2:5). Amos 9:11-13 dice que Dios "levantará el tabernáculo de David que estaba caído" y "restaurará la cautividad de mi pueblo Israel". A primera vista, esto parece referirse a los Judíos literales de Palestina, pero el apóstol Santiago se refiere en esta profecía a la reunión de los gentiles en la iglesia del Nuevo Testamento (Hechos 15:14-18). No tiene nada que ver con el establecimiento de un Israel como nación. Esta reunión de los gentiles en la iglesia fue una idea de último momento porque "Conocidas son a Dios todas sus obras desde el principio del mundo" (v. 18).

Por tanto, cuando cantamos los salmos acerca de Israel, Jacob, Jerusalén, monte de Sión, a las ciudades de Judá, el templo, etc.…estamos cantando acerca de la iglesia. Tenemos toda la razón para cantar esto en el Nuevo Testamento y obtener mucho beneficio al hacerlo.

c) La versión métrica escocés es sólo una paráfrasis

Muchas iglesias que practican la salmodia exclusiva hoy en día utilizan la versión escocesa métrica (SMV). Algunos dicen que esta versión no es fiel y que los que lo usan y dicen practicar salmodia exclusiva están simplemente cantando una paráfrasis poética de los Salmos. Incluso si esa acusación fuera cierta, que en sí mismo no refutaría salmodia exclusiva y legitimar el canto de himnos. Si las personas que levantan a esta cortina de humo (y eso es lo que es) realmente están preocupados por esto, se encargarían de una nueva "más precisa", traducción del Salterio para su uso en la iglesia. ¿Qué es lo que hacen en su lugar? Critican a los que utilizan el SMV y ¡siguen cantando himnos!

Sin embargo, la calumnia contra el SMV es falsa. La Asamblea de Westminster decidió hacer un Salterio métrico fiel. Los expertos que trabajaron en el Salterio fueron muy cuidadosos. Volvieron a los originales hebreos y estaban más preocupados acerca de la precisión de este a que fuera agradable a la vista o el oído. (Afortunadamente, se produjo algo que es a la vez preciso y agradable al oído) La producción de la SMV tomó años para terminar: no fue un trabajo apresurado de ninguna manera. Los principales puritanos escribieron de esto: "La traducción que ahora se pone en sus manos es la más cercana a la original de todas las que hemos visto." Robert Murray McCheyne declaró: "Es verdaderamente una admirable traducción del hebreo, y con frecuencia es más correcta que la versión en prosa "(citado en H. Malcolm Watts, himnario de Dios para la Iglesia Cristiana: http://www.cprf.co.uk/bookstore/godshymnbook.htm [James Begg Society, 2003], p 20; para más información sobre la SMV, lea este artículo: http://www.cprf.co.uk/articles/scottishmetricalpsalter. htm)

d) No se pueden cantar los títulos

La persona que hace tal como objeción realmente está agarrando un clavo ardiendo. El título del Salmo 52 dice: "Para el director del coro, Masquil, un salmo de David, cuando Doeg el edomita se acercó a Saúl y le dijo: David ha venido a casa de Ahimelec." Obviamente, no vamos a cantar eso. ¡Eso no hace el caso de salmodia exclusiva ni una pizca más débil! El "himno" "Mis ojos han visto la gloria" tiene un título, "El himno de batalla de la República." ¡Nadie, en nuestra experiencia, canta ese título!

e) Las melodías no son inspiradas

Dios no nos ha dado melodías inspiradas. ¿Los que hacen de este argumento realmente esperan que Dios haya inspirado una sección (tal vez al final del libro de los Salmos) con algún tipo de notación musical? Dios nos ha dado palabras inspiradas y un mandamiento para cantarlas y cantar requiere melodías, ¡por supuesto! El principio regulador de adoración especifica los principios de la forma de adorar a Dios. Se nos dice que "nos juntemos" en el Día del Señor (Heb. 10:25), pero no se nos dice en qué momento, ni por cuánto tiempo o con qué frecuencia. Se nos dice que hay que predicar, pero no se nos dice si el sermón debe ser de 45 minutos o una hora y media (como solía ocurrir con los puritanos) o si el texto debe ser tomado de Jeremías o Juan o de otros lugares en las Escrituras. Las melodías a las que cantamos los Salmos son simplemente los medios necesarios, en que podamos cumplir con el mandato de las escrituras de cantar los salmos de Dios.

f) Los "escritores de himnos", fueron grandes hombres de Dios y también fueron "inspirados"

Hemos visto que algunos de los escritores de "himnos" muy aplaudidos enseñaban errores o eran herejes. Incluso el más sabio de los hombres es pecador, y sujeto a error (Santiago 3:2). "autores de himnos", se inspiraron definitivamente no en el sentido bíblico. "Inspirado" en la Biblia significa el aliento de Dios (II Tim. 3:16). Los escritores de la Biblia fueron preparados especialmente y movidos por el Espíritu Santo (II Pedro 1:21) a fin de que las mismas palabras fueran las palabras de Dios. En este sentido – inspiración verbal -, los Salmos, así como toda la Biblia, están inspirados. Ningún autor de un himno puede reclamar inspiración bíblica. Sostener lo contrario es atacar la doctrina de la Escritura.

g) David cometió adulterio, ¿por qué cantar sus canciones?

Si tomamos esa actitud, habría que hacer caso omiso de toda la Biblia. Todos los seres humanos "autores" de la Biblia eran pecadores. David cometió adulterio, Isaías era un hombre de labios impuros (Isaías 6:5), Pablo fue el primero de los pecadores (I Tim. 1:15), y Pedro negó a Cristo (Mateo 26:74), sin embargo, todos estos hombres fueron usados ​ por Dios para escribir partes de las Escrituras. En última instancia, el Autor de la Biblia, incluyendo los Salmos, es el mismo Espíritu Santo (Hechos 1:16). David, a pesar de sus graves pecados (de los que cantamos en el Salmo 32 y 51), fue "levantado en alto, El ungido del Dios de Jacob, el dulce cantor de Israel" (II Sam. 23:1). David recibió sus credenciales para ser el compositor de la iglesia por Dios mismo. ¿De dónde sacan los tan amados modernos "escritores de himnos" sus credenciales?

h) ¡No podemos cantar el nombre de "Jesús", si cantamos los Salmos!

Respondemos con cuatro consideraciones iniciales.

En primer lugar, un gran número de "himnos" modernos no contienen el nombre de Jesús, especialmente los escritos por los unitarios.

En segundo lugar, los cristianos y especialmente los que dicen ser Presbiterianos y Reformados debe preguntarse: ¿Dónde se nos manda a cantar la palabra de Jesús? El principio regulador (que se incluye en las confesiones de estas iglesias) exigiría una orden para cantar la palabra "Jesús" en el culto público.

En tercer lugar, ¿Estuvieron mal los padres Reformados o era su alabanza deficiente cuando cantaban sólo los salmos inspirados por Dios durante siglos (que no incluyen la palabra "Jesús")?

En cuarto lugar, ¿por qué tiene que ser el nombre de "Jesús"? ¿Qué pasa con los otros nombres y títulos dados a Él? Los Salmos se refieren a nuestro Señor como el "ungido" o el "Mesías" (hebreo) o "Cristo", como transcribir el equivalente griego. Así cantamos "el Señor y su ungido" (Salmos 2:2) y alabamos a nuestro Salvador por cantar "tu Dios te ha ungido con óleo de alegría" (Sal. 45:7). Los siguientes son algunos de los otros títulos dados a Cristo en los Salmos: Hijo de Dios (Sal. 2:7), hijo del hombre (Salmo 8:1), pastor (Salmo 23:1; 80:1), el sacerdote, según el orden de Melquisedec (Sal. 110:4), el redentor (Salmo 19:14), la piedra que los constructores rechazaron (Salmo 118:22) y juez de toda la tierra (Salmo 98:9) En los Salmos, Jesús también se le llama Señor, Dios, nuestra roca, nuestra fortaleza, nuestra torre alta, nuestro refugio, nuestra fuerza, el cuerno de nuestra salvación, nuestro escudo, etc.

Lo más importante, la pregunta se basa en una interpretación errónea de la idea bíblica de "nombre". "Nombre", como se usa por Dios (y las tres personas de la Trinidad) significa no solamente la combinación de vocales y consonantes vocalizado o escrito. Más bien el nombre de Dios es Dios revelado. ¿Y qué significa el "nombre", "Jesús"? "Jesús" es una transliteración del griego equivalente a Josué, que significa " la salvación de Jehová " Pero el ángel le dice a José "Llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados" (Mateo 1:21). Aunque la palabra "Jesús" no se encuentra en los Salmos, el nombre "Jesús" sin duda lo está. De hecho, los Salmos están llenos del nombre de Jesús - salvación de Jehová. "Mía es la Salvación a Jehová" (Sal. 3:8), "la salvación de Israel" (Sal. 14:7), "vamos a regocijarnos en tu salvación y en el nombre de nuestro Dios" (Sal. 20:05) "¡O Señor, mi salvación" (Sal. 38:22) y "la salvación de Dios" (Sal. 50:23) no son más que algunos ejemplos. Cuando el viejo Simeón en el templo dijo: "Mis ojos han visto tu salvación" (Lucas 2:30) habló de ver a Jesús, a quien él llamaba “su salvación".

Podemos voltear estas mismas críticas de cabeza. En muchos "himnos" de la palabra "Jesús" se encuentra, pero el nombre "Jesús" está dañado o rechazado por los autores arminianos enseñando un evangelio universal, una expiación ineficaz, dependiendo del (supuesto) libre albedrío del pecador. Y, contrariamente al nombre de Jesús ("salvación de Jehová ") y los Salmos ("Mía es la Salvación" [Ps. 3:8]), la gente está cantando acerca de "otro Jesús" y "otro evangelio" (II Cor. 11:4)-el evangelio que no depende de Jesús (salvación de Jehová) por sí solo, sino en Jehová y del (supuesto) libre albedrío del pecador.

Por tanto, es absurdo sugerir, como algunos han hecho, que prohibir el canto de los cantos compuestos por hombres simples en los servicios de la iglesia el día del Señor, es similar a los sacerdotes impíos y los saduceos, que mandaban a los apóstoles "que en ninguna manera hablasen ni enseñasen en el nombre de Jesús" (Hechos 4:18). Nosotros predicamos a Cristo crucificado, oramos en nombre de Jesús y enseñamos y exhortamos unos a otros con los Salmos, como Dios nos ordena.

tomado de www.cprf.co.uk/index.htm